Horario de Atención: Lunes a Viernes de 10:00 am a 07:00 pm y Sabados: de 09:00 am a 12:00 pm

Informes de Gestión

EL PLANEAMIENTO ESTRATEGICO Y SU PROBLEMÁTICA

El Planeamiento Estratégico en las empresas del Estado actualmente enfrenta el desafío de lograr un eficiente aprovechamiento de sus recursos y capacidades a fin de mejorar la operación en sus actividades y volverse más competitivos a través del adecuado diseño de estrategias y tácticas.

Actualmente el Planeamiento Estratégico no es aplicado adecuadamente en las empresas del Estado lo que no permite que se puedan cumplir con todos los objetivos planteados, lo que le resta competitividad en el medio donde se desenvuelve , a nuestro parecer falta mucha concientización interna, sobre todo entre los profesionales y técnicos que soportan diariamente la operatividad de sus empresas, esto incide en su desarrollo ya que la actualidad las circunstancias han cambiado, el usuario nacional es cada vez más selectivo, se enfrenta a la competencia del exterior, lo cual obliga a desarrollar instituciones más competitivas que puedan crear y capitalizar oportunidades de satisfacer exitosamente las necesidades de la comunidad local, nacional e internacional.

La etapa moderna y estratégica, en la empresa enfrenta tres ámbitos de integración y funcionamiento:

¿Dónde competir? Estrategia Corporativa

¿Cómo competir? Estrategia de Negocios; y

¿Cómo coordinarse? Estrategia funcional.

Es decir las empresas estatales buscan ubicarse en este contexto: su posicionamiento estratégico, para lo cual debe contar con los medios y mecanismos materiales e intelectuales para alcanzar los fines y objetivos de su creación y de atención de la problemática de su localidad.

Es más, el ambiente de la globalización económica, acentuando por la inclusión del Perú en los diferentes bloques de la Economía y la integración mundial, ha modificado dramáticamente la forma de operar de las Empresas, y por tanto requiere, respuestas diferentes. Es urgente la tarea de repensar radicalmente que en las empresas del estado, se hace necesaria la reorientación de su rol como instituciones que tienen como responsabilidad enfocar la región, percibir su identidad, identificar sus problemas y posibilidades e idear su porvenir.

El desarrollo vertiginoso de las tecnologías de la información y las comunicaciones, asegura en el campo empresarial la progresiva desaparición de las restricciones de espacio y tiempo en las modernas estrategias y técnicas la adopción de un modelo efectivo más centrado con miras al desarrollo del país.

La crisis de la estructura socio económico del Estado, se traduce en austeridad y restricción del gasto público, que incide también sobre el presupuesto de las empresas del estado.

El aumento de la información y de la base de conocimientos de la sociedad son características de un nuevo periodo denominado “era del conocimiento”.

En esta situación las empresas deben ocupar una posición central, dado su rol en la oferta de productos y servicios, en su tarea de inclusión de la red a nivel nacional y al desarrollo nacional.

En este siglo XXI, en el que nos esperan cambios científicos, tecnológicos y sociales que nos asombrarán, las empresas deben adelantarse y liderarlos. El Plan Estratégico tiene que conducirnos a ese liderazgo, pero no debemos olvidar que, aunque sea impulsado por la alta dirección, éste solicita a cada miembro de la empresa que se identifique con él y que sume su esfuerzo con el del resto de la comunidad y con su empresa. El éxito de cualquier esfuerzo colectivo no es fruto del esfuerzo de unos pocos, de un Equipo de Gobierno y de sus funcionarios; el éxito es fruto de la suma de los esfuerzos individuales de todos y cada uno de los individuos de la comunidad empresarial. En un símil musical, el Plan Estratégico puede ser una bonita partitura, el Representante máximo de la empresa es el director de orquesta; pero el sonido melodioso se obtiene por la interpretación fiel de la partitura de cada miembro de la orquesta, bajo la tutela y sincronía del director. Así mismo, se requiere que para el éxito melodioso y satisfactorio del plan, el Gerente General debe pedir el esfuerzo individual necesario en cada momento y el esfuerzo colectivo de centros, departamentos yservicios.

Uno de los grandes objetivos es brindar satisfacción al cliente/usuario se logrará a través de nuevos y mejores canales de atención, así como el ofrecimiento de productos y servicios con oportunidad, calidad y calidez

También busca desarrollar una nueva cultura organizacional se logrará a través de la mejora de las capacidades humanas, los procesos y las tecnologías de información y comunicaciones, las que se orientarán al fortalecimiento organizacional y finalmente ser reconocidos como instituciones transparentes, se logrará mediante la creación e implementación de procesos operativos y de gestión orientados a la transparencia.